12 ago. 2012

te regalo mi cintura
y mis labios para cuando quiras besar,

te regalo mi locura
y las pocas neuronas que quedan ya

mis zapatos desteñidos
 el diario en el que escribo

te doy hasta mis suspiros
pero no te vayas más.